barco de papel gigante

No podemos contagiar los conocimientos, pero sí las emociones. 2


El fin de semana pasado desarrollé una comunicación sobre el trabajo de las inteligencias múltiples en el primer ciclo de educación infantil, en las edades de 0 a 3 años. Esto ha sido dentro del marco del congreso Por la Excelencia en la Educación de 0 a 3 años, organizado por la Asociación Mundial de Educadores Infantiles.

La ponencia me ha supuesto todo un reto: hablar de 8 inteligencias múltiples haciendo una actividad relacionada con cada una de ellas, con casi 500 personas y en una hora. Bueno, creo que al final salí airoso por hacer lo que más me gusta: jugar.

En el congreso había ponencias de gente prestigiosa del mundo de la educación, con unas comunicaciones más que interesantes. Lamentablemente no me ha sido posible asistir a todas, pero estoy esperando con impaciencia que los organizadores del congreso nos faciliten los vídeos de cada una de ellas.

Pero lo que también me gustó fue lo que sucedía fuera de programa. Las conversaciones que se mantenían en las comidas, en los pasillos y entre las conferencias programadas. He tenido la oportunidad de hablar con asistentes y que compartieran conmigo parte de su trabajo. Así me he podido enriquecer con las variaciones de propuestas  de hace un año, que algunas las han mejorado y amplificado, convirtiéndolas en suyas y creando a su vez nuevas experiencias. Me han contado vivencias por los pasillos que me han parecido tan interesantes como las que se explicaban en el estrado. Es impresionante los trabajos que se hacen día a día en las escuelas infantiles, en el denominado último tramo de concreción del currículo, que precisamente por ser el último tramo es el más desconocido, el que menos se comparte, perdiéndonos algunas genialidades que ciertos equipos educativos y profesionales están realizando en la actualidad. Es muy importante la base teórica, el saber el porqué de las cosas y por qué puede ser que sucedan, pero también es muy importante los recursos que hacen que hacen que los objetivos sean operativos (Diccionario de a RAE: operativo, va: 1. adj. Dicho de una cosa: Que obra y hace su efecto. 2. adj. Preparado o listo para ser utilizado o entrar en acción.)

En la formación que yo recibí como educador, se hacía mucho hincapié en las teorías y en las actividades que podíamos hacer para desarrollar, o qué teníamos que tener en cuenta para desarrollar una actividad. Pero fuera de las actividades NADA. ¿Cómo ha de ser una intervención educativa a la hora del desayuno durante el periodo de adaptación? Nunca me lo dijeron. ¿Cómo se realiza correctamente un control de esfínteres?, no, no me refiero a que me digan qué es lo que hay que tener en cuenta para hacerlo bien, me refiero a qué es lo que se hace. Claro, que para eso están las prácticas, para aprender esas cosas, siempre y cuando no pongamos a nuestras alumnas y alumnos de prácticas a confeccionar cadenetas para la próxima fiesta…

Creo que de la misma forma que se nos facilitan los modelos educativos teóricos y no se nos hace que nos los inventemos, también se tendría que ahondar en cumplir una faceta muy importante: la obtención de recursos prácticos para la actividad docente, pero aquí si que se nos pide que nos lo inventemos. Me consta que en muchos centros esto se tiene muy en cuenta y se complementa la formación reglada con otros tipos de acciones formativas destinadas a cubrir esta necesidad.

Me hubiese gustado que en mi formación académica me hubieran enseñado (entrenado) a normalizar conflictos (no a zanjar problemas), a trabajar coeducación (pero de verdad, no sólo a poner un póster el 8 de marzo), a trabajar por la paz (y no a pintar palomas el 30 de enero)…

Creo que debería estar estructurada una formación específica de recursos, cumpliendo diferentes facetas que básicamente se podrían resumir en: repertorio y colección de recursos, repertorio de experiencias (hacer cadenetas no es una experiencia) y educación en el trabajo creativo (que no es lo mismo que trabajo artístico). Creo que esto abriría una puerta a la renovación pedagógica, haciendo cambios de una forma muy válida, aunque lenta: desde la última concreción hacia la primera.

La propuesta de trabajo sobre las inteligencias múltiples en las edades de 0 a 3 años de mi exposición es la de ser conscientes de hacer una inmersión educativa en las inteligencias múltiples de TODAS las actividades. Cuando desayunamos, cuando vamos caminando por los pasillos, cuando vamos al jardín, cuando hablamos, colocamos los zapatos, discutimos…

Hagamos un pequeño ejercicio:

  1. Elige un nivel de 0 a 3 años
  2. ¿Cuánto dura la actividad central del día ?
  3. De las horas que pasa el niño o la niña en la escuela, réstale el resultado de la pregunta anterior.
  4.  ¿Dónde hay más impacto educativo: en las actividades o en el resto del día?
  5. ¿En que carga horaria transmitimos más emociones?

Obremos en consecuencia.

¿Qué opinas?

 

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “No podemos contagiar los conocimientos, pero sí las emociones.

  • Eva

    Que palabras más acertadas Fran.
    Yo llevo bastantes años en aula y tras mi formación y formación y formación …siempre tengo ganas de más…
    Muchas veces pruebo cosas nuevas en el aula, que simplemente se me ocurren o leo en libros y lo mezclo con mis ideas….de esas locas.jjj El resultado es espectacular!!!
    Además hay escuelas en las que se trabaja; que están a años luz de la innovación pedagógica y se niegan a salir de ese proyecto educativo que no les dan mucho dolor de cabeza con los padres…
    Cada vez más centros y sobre todo educadores somos los que queremos salir de ese bucle y dentro de nuestro aula y con bastante ingenio dejamos volar nuestra imaginaciòn y convertimos el aula en un espacio creativo ,atractivo y sobre todo…..lleno de sensaciones estupendas y divertidas.
    Según tus preguntas Fran parece que siempre estamos pendientes de los objetivos a conseguir y no de las emociones que transmitimos.Y es verdad,por mucho cuidado que se ponga en la elección de un proyecto se nos olvida un pequeño-gran espacio donde las emociones son la base .
    Creo que luchamos contra algo imposible ,somos ls eternos olvidados….los de 0-3 ,donde todo es importante:las estapas del desarrollo, el lenguaje, lo motriz, lo cognitivo y así un sin fin de cosas fantásticas que siempren alagan nuestro buen trabajo en la Escuela…Pero a veces TAN OLVIDADO!!!
    Eva (Segovia).

    • admin Autor

      En efecto, los tiempos que corren son un poco reguleras para la educación en general, y para nuestro nivel de 0-3 en particular, que ni se le considera educativo…

      En nuestro trabajo tiene un protagonismo especial las emociones, pero no siempre se nos enseña de forma operativa a trabajar con ellas. Hay que inventarse o buscar formación en cursos, congresos, escuelas alternativas… EL riesgo que es transmitimos emociones aún sin saberlo o quererlo.